Clínica estética en Valencia
Lifting facial sin cirugia

Tabla de contenidos

Descolgamiento facial sin cirugía

El envejecimiento de la piel y la gravedad tienen un efecto inevitable en nuestro rostro, y es común que con el tiempo se presente el descolgamiento facial sin cirugía. Afortunadamente, hoy en día existen diversas técnicas no quirúrgicas que pueden ayudar a minimizar este efecto y devolverle la firmeza a la piel.

 

¿Qué es el descolgamiento facial?

El descolgamiento facial sin cirugía es un proceso natural de envejecimiento en el que la piel y los tejidos subyacentes pierden su elasticidad y se desplazan hacia abajo, creando flacidez y arrugas en la cara. Esto ocurre debido a una disminución en la producción de colágeno y elastina, que son las proteínas que mantienen la piel firme y elástica.

 

El descolgamiento facial sin cirugía se caracteriza por una pérdida de definición en el contorno de la cara, especialmente en la zona de los pómulos y la mandíbula. También puede haber un exceso de piel en la parte inferior de la cara y el cuello, lo que se conoce como papada.

 

Existen varios factores que pueden contribuir al descolgamiento facial sin cirugía, como la exposición al sol, el consumo de tabaco y alcohol, una mala alimentación, el estrés y la falta de sueño. Además, algunos procesos médicos, como la pérdida de peso extrema, la menopausia y ciertas enfermedades, también pueden contribuir al descolgamiento facial.

 

Causas del descolgamiento facial

El descolgamiento facial es un proceso natural de envejecimiento que ocurre por una serie de factores. Uno de los más relevantes es la pérdida de la elasticidad de la piel, que se produce debido a una disminución en la producción de colágeno y elastina, dos proteínas que son vitales para la firmeza y flexibilidad de la piel.

 

Además, la fuerza gravitatoria que actúa sobre el rostro y cuello contribuye a este proceso de descolgamiento facial, especialmente en áreas como la papada, las mejillas, el cuello y la línea de la mandíbula.

 

Asimismo, otros factores que pueden causar descolgamiento facial incluyen la exposición solar excesiva y el consumo de tabaco y alcohol, que pueden dañar las fibras elásticas de la piel y debilitar su estructura. La pérdida de peso, especialmente en personas mayores, también puede ser un factor relevante, ya que la piel puede no tener la capacidad de retraerse adecuadamente.

 

Finalmente, el estrés y la falta de sueño pueden contribuir al descolgamiento facial, debido a que estos factores afectan la producción de colágeno y elastina y pueden causar inflamación y daño celular en la piel. Aunque es una parte natural del envejecimiento, es posible minimizar su apariencia.

 

Consejos para recuperar el descolgamiento facial sin cirugía

Estos son algunos consejos que puedes seguir para prevenir el descolgamiento facial:

 

  • Evita la exposición excesiva al sol y asegúrate de utilizar protector solar todos los días.
  • Mantén una dieta saludable y equilibrada, rica en antioxidantes y vitaminas.
  • Bebe suficiente agua para mantener la piel hidratada.
  • No fumes, ya que el humo del tabaco acelera el envejecimiento de la piel.
  • Realiza ejercicios faciales para fortalecer los músculos y mejorar la circulación sanguínea.
  • Emplea productos para el cuidado de la piel específicamente diseñados para prevenir el descolgamiento facial, como cremas y serums con ingredientes reafirmantes y estimulantes del colágeno.

Acaba con el descolgamiento facial sin cirugía

El descolgamiento facial es un problema común en personas mayores de 40 años y se produce debido a la pérdida de volumen en la piel y la disminución del colágeno y la elastina. Esta condición puede ser tratada sin cirugía a través de una variedad de métodos que incluyen:

 

  1. Láser: Los tratamientos con láser son una excelente opción para tratar el descolgamiento facial sin pasar por quirófano. Estos tratamientos pueden estimular la producción de colágeno y hacer que la piel se vea más firme y tersa. Además, los tratamientos con láser pueden reducir las arrugas y mejorar la textura de la piel.
  2. Rellenos: Los rellenos faciales son una excelente opción para tratar el descolgamiento facial sin cirugía. Los rellenos pueden rellenar las líneas de expresión y las arrugas de la piel, lo que les da un aspecto más terso y suave. Los materiales de relleno más comunes son el ácido hialurónico, el hidroxiapatita de calcio y el colágeno.
  3. Radiofrecuencia: La radiofrecuencia es un tratamiento no invasivo que utiliza ondas electromagnéticas para estimular la producción de colágeno en la piel. Este tratamiento puede tensar la piel facial y mejorar su textura y tono.
  4. Hilos tensores: Los hilos tensores son una solución mínimamente invasiva para el descolgamiento facial. Los hilos se insertan en la piel mediante una pequeña aguja y se tensan para elevar y reafirmar la piel del rostro. Esta técnica puede mejorar la flacidez de la piel, reducir la profundidad de las arrugas y mejorar la apariencia general del rostro.

Estos son solo algunos de los tratamientos no invasivos que se pueden utilizar para tratar el descolgamiento facial sin cirugía. Cada persona es única y puede requerir diferentes tratamientos para lograr los mejores resultados. Por lo tanto, es importante buscar el consejo de un profesional antes de optar por cualquier tratamiento.

 

Otras formas para reducir la flacidez en la cara y en la piel

Cuidado piel caraPara reducir la flacidez en la piel y en la cara de forma natural, es importante seguir una dieta equilibrada, realizar ejercicio regularmente y aplicar productos naturales en la piel. Una alimentación saludable incluye la ingesta de alimentos ricos en colágeno, proteínas, ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales. Por ejemplo, se pueden consumir alimentos como pescado, frutas, verduras, nueces, semillas y carnes magras.

 

Además, realizar ejercicio físico favorece la producción de colágeno en la piel y aumenta el tono muscular. También se pueden realizar ejercicios específicos para la cara como masajes, estiramientos y ejercicios faciales para tonificar los músculos.

 

En cuanto a productos naturales, existen diversas opciones como los aceites esenciales (como el aceite de coco o aceite de argán), las mascarillas a base de ingredientes naturales como la clara de huevo, el yogur y la avena, y la aplicación de infusiones de plantas como el té verde y la manzanilla en la piel. Otra opción natural es la acupuntura facial, que ayuda a mejorar la circulación y estimula la producción de colágeno y elastina en la piel.

 

Es importante tener en cuenta que estos tratamientos naturales pueden ayudar a mejorar la flacidez de la piel, pero es necesario ser constante y mantener un estilo de vida saludable para obtener mejores resultados.

Alicia Milotich

Alicia Milotich

La doctora Alicia Milotich es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Buenos Aires, con Master en Medicina Estética. Forma parte del equipo de la Unidad de cirugía plástica y estética del Hospital La Salud de Valencia desde hace 20 años y es referente nacional e internacional en protocolos de tratamientos de rejuvenecimiento de la piel y facial.

Deja un comentario

Categorías

¡Pide tu cita!