Clínica estética en Valencia
Piel sana

Tabla de contenidos

Piel sana

La importancia de tener una piel sana es uno de los elementos que son innegables, de hecho, Hipócrates, filósofo griego, decía: “Deja que el alimento sea tu medicina y que la medicina sea tu alimento”.

 

Factores para tener una piel sana

Alimentación e hidratación

Una nutrición adecuada es esencial para mantener nuestra piel sana, ya que mejora la elasticidad, el color, retrasa la aparición de arrugas y además contribuye al aspecto de nuestra piel. La hidratación también repercute en el aspecto de la salud de la piel y es fundamental, tanto a nivel tópico como interno. Para mantener los niveles correctos, debemos tomar la suficiente cantidad de agua para prevenir la deshidratación y la administración de tratamientos hidratantes como Skinbooster que además de proporcionar una hidratación profunda, restauran la matriz extracelular y favorecen la regeneración de la piel.

 

Minerales y vitaminas

Nuestra piel necesita un suministro constante de energía, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales como por ejemplo la vitamina E, C, zinc, selenio o magnesio. La falta de proteínas, vitaminas o minerales pueden dar lugar a trastornos cutáneos e incluso alterar el sistema de cicatrización de heridas.

 

Estrés y problemas psicológicos

Para la salud de nuestra piel también es importante controlar el estrés y los problemas psicológicos. Un déficit en nuestra nutrición tiene una repercusión negativa en nuestro sistema inmunológico, desarrollo físico y mental, además de nuestros niveles de energía. Nuestra piel es un órgano que genera constantemente nuevas células, por lo que es esencial consumir los alimentos con los nutrientes adecuados para cumplir con ese proceso de regeneración.

 

Micronutrientes para una piel sana

Es aconsejable seguir una dieta equilibrada rica en proteínas (como la carne, huevos, pescados), carbohidratos complejos con moderación (como el pan o arroces integrales), además de incluir abundantes frutas y verduras en la dieta. Incluir antioxidantes en la dieta beneficia la neutralización de las moléculas de radicales libres que dañan las células y hacen que dejen de funcionar adecuadamente. Los radicales libres los puede crear nuestro propio organismo, pero se asocian estrechamente al consumo de alcohol, al humo del tabaco, la luz ultravioleta y la contaminación.

 

Los radicales libres y los factores extrínsecos acentúan el envejecimiento y en nuestra piel se ve disminuida la síntesis de nuevo colágeno, aumentando la flacidez y pérdida de firmeza. Es beneficioso incluir en nuestra dieta antioxidantes como el betacaroteno, la luteína, el licopeno, el selenio y las vitaminas A, C y E. También es recomendable incluir verduras como las alcachofas, la col, el brócoli, los espárragos, la remolacha, las espinacas y algunos frutos secos, que contienen altos niveles de antioxidantes. Asimismo, encontramos antioxidantes en los aceites de pescado, frutas desecadas como las uvas pasas, ciruelas, higos, dátiles, moras, arándanos, mangos, uvas, fresas y tomates. Condimentos como la canela, el clavo, el orégano, o el curri también aportan antioxidantes. Es importante tener claras las cosas que necesitamos saber de las toxinas inyectables, puesto que serán las que mejorarán el estado de nuestra piel. 

 

Vitamina D

No olvidemos la producción de vitamina D que se produce durante la exposición solar, cuanto más oscura sea nuestra piel menor es la producción de vitamina D y es la responsable de la reparación celular y el desarrollo y fortalecimiento de los huesos. En ocasiones es necesario suplementar el déficit de vitamina D, cuyas mayores fuentes en la alimentación son a través del huevo y el pescado graso.

 

Cuanto mayor sea la variedad de alimentos que podamos incorporar en nuestra alimentación, mayor serán los nutrientes disponibles para mantener saludable a nuestra piel. No olvidemos que el cuidado de nuestra piel no consiste solo en el cuidado tópico, sino que depende también de una alimentación saludable y del cuidado interno mediante tratamientos personalizados que previenen el envejecimiento de la piel, así como los que potencian su regeneración.

Alicia Milotich

Alicia Milotich

La doctora Alicia Milotich es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Buenos Aires, con Master en Medicina Estética. Forma parte del equipo de la Unidad de cirugía plástica y estética del Hospital La Salud de Valencia desde hace 20 años y es referente nacional e internacional en protocolos de tratamientos de rejuvenecimiento de la piel y facial.

1 comentario en «Piel sana»

Deja un comentario

Categorías

¡Pide tu cita!